Bienestar y Aceites Esenciales

El uso de los aromas inició en la antigüedad quemando madera y plantas, sobre todo en rituales. En la actualidad, se pueden extraer los aromas principalmente por destilación de vapor, hasta obtener los aceites esenciales, que son las sustancias que contienen los compuestos volátiles del metabolismo de las plantas que guardan el aroma.

La composición química de estas sustancias es muy compleja y aportan a cada célula del ser humano energía y nutrientes para reforzar su habilidad de regeneración, fuerza y protección.

La Inhalación es el uso más común de los aceites esenciales. Al aspirar el aroma, a través del sentido del olfato, éstos llegan al cerebro, el cual percibe diez mil veces más que cualquiera de los otros sentidos; es el único sentido que se proyecta directo al sistema límbico, que controla entre otras cosas los instintos y las emociones.

Nuestro Bienestar general depende mucho del olfato, y en el aspecto físico, parte del aroma inhalado llega a los pulmones y a la sangre a través del tracto respiratorio.

En Aromaterapia, materia y energía son intercambiables, es la unión de lo físico con lo sutil, de lo aparentemente estático con lo eternamente dinámico, de lo interno con lo externo.

La eficacia de los tratamientos aromaterapéuticos depende de la pureza y la calidad de los aceites esenciales y de la forma de usarlos. Si deseas conocer más, contáctanos y te agendamos una cita sin costo para asesorarte sobre el adecuado para tu equilibrio y bienestar.

- Con información de Conie Bogart.-