CREANDO TU VIDA DESDE EL AMOR

Al igual que muchas personas fui educada para cumplir expectativas, ser niña buena, excelente estudiante, profesionista exitosa, etc. sin saber realmente quién es el que define la imagen que debemos alcanzar.

Vinieron con el tiempo las caídas, malas relaciones, problemas de salud, ansiedad, miedos incesantes, y los comunes medicamentos que se necesitan para combatirlos.

Muchas de las expectativas las cumplí, me gradué con honores, conseguí puestos ejecutivos y compré el departamento soñado, sin embargo no me sentía ni plena ni feliz, de hecho me desconecté en gran medida de mis emociones, por ejemplo no sabía siquiera cuándo me enojaba ya que siempre oculté lo que sentía, hasta de mí misma.

Fui experimentando algunas crisis, pero fue una que tambaleó mis creencias la que me llevó a buscar respuestas.

Hace 5 años renuncié a mi trabajo de ese entonces y me certifiqué como Heal your life coach, convirtiéndome así en instructora de la filosofía de Louise Hay a través de talleres y sesiones personales, podría decirse que fue el inicio de un cambio en mi consciencia, porque llegué ahi en una crisis y fui yo la primera en probar las técnicas maravillosas de Louise. Luego me certifiqué en reiki angélico que me ayudó a entender la importancia de la energía invisible a los sentidos pero poderosa, importante en mi evolución y manejo de grupos. Y asi seguí invirtiendo fuertes cantidades de dinero en mi formación, más certificaciones, cursos , muchos libros y cambio de alimentación a productos más saludables y orgánicos.

De pronto me vi invirtiendo mucho dinero en todo ello y en suplementos alimenticios, diversos talleres y tecnologías, y me pregunté ¿es que acaso sólo quienes tienen alto poder adquisitivo, y tiempo para dedicarlo a la búsqueda de nuevos aprendizajes pueden experimentar una vida más plena y saludable? Existen muchas opciones, pero aprenderlas todas resulta incosteable para la mayoría de nosotros. ¿cómo hacer accesible a más personas todo ésto?

A raíz de la pandemia me di cuenta que en esta vorágine de querer más en todos los sentidos, hemos comprometido a nuestro sistema inmunológico gracias al stress provocado por pensamientos negativos y también por supuesto al stress tóxico al que estamos expuestos, ya sea al respirar, comer, beber o a través de la piel, debido a la forma en que hemos entendido el desarrollo como el triunfo del más fuerte.

Estoy convencida que nuestras decisiones en cada momento traen consigo un resultado, y si éste no nos gusta es momento de cambiar.

Todo inicia entonces con la profunda convicción de aprender algo nuevo, y para ello necesitamos primero revisar cuáles son las creencias que ya no funcionan en nuestras vidas, remplazarlas y cambiar nuestros hábitos , y esto requiere energía.

"Donde pones tu mente, pones tu energía" nos dice Joe Dispenza, ¿que sucedería si nos enfocamos en la energía creadora y más poderosa que existe?, El Amor, por ti mismo, por los demás, por el mundo, con la visión de Unidad que vibra a la frecuencia del espíritu como origen y base del sentido de la vida.

Alguna vez me sentí fuera de lugar, con incertidumbre y miedo a los cambios, el comprender cómo el equilibrio de nuestros 7 centros de energía nos apoyan, ha significado un gran cambio en mi vida, y deseo compartirlo contigo a través de este blog y nuestros próximos cursos y talleres.






0 vistas